lunes, 10 de octubre de 2011

Daniel W. Fry, Eugenio Siragusa, Orfeo Angelucci, Thruman Bethurum, George Adamsky, Howard Menger, Billi Meier y Sixto Paz Wells son sólo algunos de los más famosos “contactados”.

En México también los extraterrestres han hecho buenos amigos: María del Socorro Pérez, Enrique Mercado, Salvador Villanueva, Rafael Pacheco Pérez, Rosendo Hernández García y María Cristina Leguízamo, entre otros.

Durante varios números de la revista Contactos Extraterrestres (1975-1982), Carlos Ortiz de la Huerta escribió sobre las “enseñanzas transmitidas a Marla”, esas enseñanzas se las transmitía su maestro Karden.

María Cristina Leguízamo contactó con Antraspartalox, Kalin Karushema, El Espíritu Santo y un extraterrestre del “planeta verde”, planeta al que ella y su hijo (en ese entonces –1966- de 12 años) pudieron viajar.

Rosendo Hernández García pasó de abducido a contactado, allá por 1978. Fernando Téllez y Héctor Chavarría se trasladaron a Veracruz a investigar este caso.

El 21 de junio de 1976 Rafael Pacheco Pérez fue hipnotizado por los extraterrestres cuando iba a bordo de su avioneta, entonces le dieron un importante mensaje para la humanidad: “No importa mucho el nombre de nuestro planeta, ni el nombre de nosotros, lo que queremos es que ustedes tomen el camino correcto, que únicamente se logra a base de trabajo y a base de esfuerzo, y que logren salir de esta desviación tan errónea de que han sido objeto ustedes mismos por su propia voluntad.” Los hermanos del espacio le transmitieron telepáticamente el mensaje y él, a su vez, lo transmitió a la torre de control del aeropuerto de Acapulco.


Pero sería hasta la década de los noventa cuando irrumpiría en la escena ufológica mexicana el que podría ser considerado el “contactado” más conocido. Y es que éste apareció en un momento en el que existía un gran interés en los ovnis, interés generado en gran parte por Nino Canún. ¿Cómo negar que la gente seguía de cerca el fenómeno ovni cuando dicho conductor logró un programa de debate de 11 horas? Por otro lado, Maussán aseguraba que la mismísima NASA había analizado el material de Díaz. ¿El resultado? Que el caso era auténtico. De igual forma mencionaba que jóvenes universitarios estaban asombrados con esas fotos.

Fue en uno de estos programas cuando los ufólogos presentaron al “contactado” Carlos Díaz.

No es mi intención anotar los detalles de este caso, quien esté interesado en leer esos detalles le recomiendo el artículo de Óscar García (puede leerse aquí), uno de los más inteligentes investigadores que ha habido en México. Lo único que deseo en esta entrada es desarrollar la explicación a las imágenes de Díaz que en su momento plantearon los miembros de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (SOMIE).

              Algunos "contactados" mexicanos, imágen del especial de la revista Contacto OVNI


EL MUNDO SEGÚN LOS UFÓLOGOS

Veamos cómo presentó el caso el "estigmatizado" y también "contactado" Giorgio Bongiovanni en el número 43 de la revista Espacio y Tiempo (septiembre de 1994), misma que dirigía el fallecido Jiménez del Oso.



UN OBJETO DE EXTRAORDINARIA LUMINOSIDAD Y BELLEZA EN LOS CIELOS DE MÉXICO

En Méjico, desde el 11 de julio de 1991, día del eclipse solar fotografiado y filmado por miles de mejicanos, una verdadera eclosión de avistamientos está caracterizando el trabajo de investigación de un periodista muy famoso e indagador televisivo, Jaime Maussán, el cual con su equipo ha producido una serie impresionante de documentos filmados seleccionados de entre miles de grabaciones de video recogidas por todas partes. A destacar las filmaciones efectuadas a plena luz del día sobre la Ciudad de Méjico, Puebla, Atlizco, Cuernavaca, etc., y no menos extraordinarias resultan ser las filmaciones nocturnas. Impresionante también el número de avistamientos catalogados y analizados por computadoras. 

Este trabajo, muy profesional, desarrollado por Jaime Maussán y por sus colaboradores, quiere despejar el campo de toda posible duda o equivoco y se avala de instrumentos cada vez más sofisticados y a la vanguardia de la tecnología. Todo el material recogido es sometido a la investigación de Jim Dilettoso, asistente de la NASA, y de Víctor Quemaida, director universitario de la "Sección de Informática" de la Ciudad de México.

Tras diversos análisis se ha establecido la absoluta autenticidad tanto de las filmaciones como de las fotos. Las comparaciones hechas con otros avistamientos ocurridos en Bélgica, en Japón, en Brasil y en distintas localidades del mismo Méjico, demuestran, inequívocamente, que nos hallamos ante la presencia de una realidad distribuida por todo el planeta. El fruto de este esfuerzo son los muy abundantes videos que forman parte del archivo de Jaime Maussán y mío. A través suyo he podido encontrar a otro contactado, Carlos Díaz, el cual desde hace varios años ha tenido el privilegio, y también el honor, de encontrarse cara a cara con esta realidad y poder documentar la presencia a través de filmaciones y fotografías de excepcional importancia. Desde hace tiempo vive esta su increíble experiencia de forma natural y simple, y sólo recientemente se ha decidido a hablar, primero con Maussán y después también conmigo. 


Hago un paréntesis para aclarar que en realidad Díaz trató de presentar sus fotografías durante muchos años (como veremos más adelante), primero se acercó al director de la revista Contactos Extraterrestres (a finales de los años setenta o principio de los ochenta), después se acercó a Pedro Ferríz. No tuvo éxito. Continuemos con las palabras de Bongiovanni.


Recientemente ha tenido la oportunidad de grabar con su cámara un "objeto" de extraordinaria luminosidad y belleza, que visionado por ordenador ha revelado estar constituido, con mucha probabilidad, por células vivas. Los estudiosos hablan de "objeto plasmoide", lo cual avala las afirmaciones de mi padre espiritual Eugenio Siragusa, el cual, en el curso de estos sus largos años de divulgación, siempre ha hablado de "Seres multidimensionales capaces de manipular la luz como el hombre la materia". El proceso de "polimorfismo", tal como es definida la espectacular propiedad de estos aparatos voladores, comprobada en muchas filmaciones, de transformarse, entrar y salir de la dimensión material, de aparecer y desaparecer, de cambiar de forma y color, de dividirse y reagruparse, no tiene que ver sólo con la astronave filmada por Díaz, sino también con otras astronaves, como por ejemplo la aparecida recientemente en Curitiba (Brasil), observada por centenares de automovilistas, o la observada en Rusia recientemente, o también la del "objeto" avistado en Sidney. 




Sobre esta "realidad" que vivíamos (y que vivimos) en México, el lector puede encontrar una visión crítica aquí, aquí y aquí. Sigamos con las palabras del "estigmatizado".


LA PRESENCIA EXTRATERRESTRE ES UNA VERDAD INCUESTIONABLE

Carlos Díaz ha filmado muchas veces la misma astronave, susendida por encima de su casa en Tepoztlan. Ha tenido numerosos encuentros con sus pilotos, sobre todo con uno de ellos al que llama "amigo", quien, entre otras cosas, le ha hablado de su procedencia y del problema más grave y vital que afecta a la actual fase involutiva de nuestra especie: el de la Naturaleza, ahora ya al borde del colapso, y el de la Madre Tierra, agonizante a causa de la inconsciencia humana. 



Carlos Díaz es un hombre sencillo que ha adquirido una extraordinaria sensibilidad hacia el planeta que nos hospeda. No es raro verle conmoverse cuando habla de temas ecológicos y de supervivencia. Oírle hablar de esta célula que es el planeta Tierra, es entrar directamente en contacto con la consciencia y el conocimiento de quien ha comprendido el valor de la vida y de todo lo que participa en el eterno devenir de lo creado y del Creador. 




Los archivos de los estudiosos y de los investigadores más preparados y serios se enriquecen, cada vez más, de nuevas y más increíbles filmaciones, de fotografías, de documentos y de testimonios irrevocables, capaces de dar una respuesta exhaustiva al argumento extraterrestre y a la comprensión de una realidad plenamente documentada y concreta. (...) "¡Vuestro planeta -dicen estos seres de Luz- es uno de los más bellos del Universo! ¡No lo destruyáis!"



OVNIS DE CÉLULAS O UNA DIVERTIDA CONFUSIÓN

Primero ¿de dónde surge eso de que los platillos voladores que fotografiaba Carlos Díaz estaban hechos mediante “bioingeniería genética”?


El programa de radio Muy Interesante (XEQ-XEW) era conducido por Mario Méndez Acosta, Mauricio-José Schwarz y Mónica Lavín. En 1997 el escéptico Luis Ruiz Noguez publicó su libro 100 fotos de extraterrestres. El 9 de enero de ese año fue invitado al programa de radio para platicar sobre su obra, alguien del público preguntó sobre Díaz, sobre el asunto de los “ovnis de células” contestó:

“Maussán dice que son naves vivientes de plasma, aquí hay una cosa muy curiosa, dentro del grupo de Jaime hay un ufólogo suizo que dice ser exotecnólogo, tiene cierto conocimiento, él le comentó a Jaime en alguna ocasión que los objetos fotografiados por Carlos le parecían como plasma, refiriéndose al que llaman cuarto estado de la materia, pero Jaime en su escaso nivel cultural entendió que era plasma sanguíneo, entonces dice ‘plasma, entonces están vivas, las naves extraterrestres son seres vivos hechos de plasma’.”


Así, Maussán, sobre el material del que están hechas las "naves" que fotografiaba y videogrababa Díaz, expresó: "Hemos descubierto que aparentemente no siempre las naves están constituidas por materia solida. En algunas ocasiones están constituidas por materia viva o son orgánicas, las naves se mueven o están constituidas por plasma, y esto lo queremos demostrar (...) lo que nosotros hablamos lo sustentamos con evidencias..."

Pero Maussán no fue el único que entendió mal las palabras de Hofbauer. El licenciado Víctor Quezada (del Centro Universitario Grupo Sol) también aseguró que las naves eran células vivas y que, por tanto, se habían construído mediante bio-ingeniería genética.

Ya con esta confusión con el término "plasma", los "científicos" del Grupo Sol (CUGS) llevaron a cabo "impresionantes" experimentos. Sobre esos experimentos Maussán dijo: "(los del Grupo Sol) trataron de encontrar un material similar, un material plasmático, y lo encontraron en células vivas que bombardearon con rayos infrarrojos y produjeron, aparentemente, el mismo tipo de energía que se desprende de la nave."

                      Imagen que presentó Quezada para explicar sus supuestos experimentos

¿Qué tan en serio debemos tomar los experimentos de Quezada? Veámoslo aclarando otra confusión.

Varios ufólogos (como Maussán, Bongiovanni, Sergio Ruiz y Colin Andrews) han afirmado que la NASA, el FBI y varias universidades investigaron las imágenes de Díaz y que no encontraron fraude alguno, también han hablado de los "científicos" del CUGS, se han referido a "Víctor Quezada de la Universidad de México" o han dicho que es "director universitario de la 'Sección de Informática' de la Ciudad de México", también lo han descrito como parte del "Instituto Politécnico de la Universidad de México".

La verdad es que la NASA no investigó las imágenes de Díaz, lo hizo Jim Dilettoso, quien escribía sus análisis en papelería con membrete de la agencia espacial pero con letras pequeñas indicaba que eran sus opiniones personales.

Víctor Quezada no es un científico (es licenciado en administración con especialidad en informática) ni trabaja en la "Universidad de México" sino en el CUGS, ahora Universidad CUGS. Esta escuela ofrece las carreras de psicología, administración de empresas, comunicación, contaduría pública, derecho, diseño gráfico, economía, ingeniería en sistemas computacionales, mercadotecnia y turismo. ¿Qué tipo de "análisis científicos" podrían realizarse en esa institución educativa? Con esto el lector puede responder si deben o no tomarse en serio los supuestos experimentos de Quezada.

¿Podrían esos ufólogos que confunden al público demostrar que alguna institución seria y verdaderamente científica de forma oficial respalda las imágenes de Díaz?


TRUCOS FOTOGRÁFICOS

En diversas ocasiones Jaime Maussán, dentro de los programas de debate que organizaba Nino Canún, invitó a los escépticos a acudir a sus oficinas para que comprobaran la seriedad con la que se investigaban los videos que la gente le mandaba. Lo que el ufólogo quería mostrarles era la forma en la que Víctor Quezada, del Grupo Sol, analizaba los videos.

El único escéptico que se acercó a Maussán fue Juan Chía.

Chía era uno de los invitados frecuentes a los programas de Nino Canún, durante algún tiempo fue miembro de la SOMIE. Posteriormente participó con Maussán en un programa de radio que se transmitía en la XEW.



Juan decía que las fotografías del “contactado” Carlos Díaz eran trucos. Maussán le lanzó el reto a Chía: si son trucos, logra imágenes iguales.

El escéptico se puso manos a la obra. Pero sus esfuerzos fueron inútiles.

En una emisión del programa de radio, Jaime –en un tono algo burlón- le hacía ver a Juan lo infructuosos que hasta el momento habían resultado sus intentos. Y es que en ese entonces Juan creía que se podían simular "platillos voladores de plasma" usando gelatinas.

Posteriormente Chía y Maussán dejaron de colaborar. Juan comenzó a hacer un programa en TV Azteca: En busca de lo desconocido. Maussán comenzó su programa Tercer Milenio.

Recuerdo que cuando apareció el programa de Chía me entusiasmé, pensé que el escepticismo tendría un lugar en la tv mexicana. La verdad es que el resultado fue bastante regular. Había cosas muy buenas (como una entrevista a Michael Shermer), y otras bastante malas (como un hongo “extraterrestre” curalotodo). En el primer programa mostró la forma en que se simulan las “cirugías psíquicas”. De cualquier forma Juan me caía bien dentro de los programas de Canún, en cierta ocasión retó a una psíquica a demostrar sus poderes. Chía dobló en cuatro una hoja de papel, la puso en la palma de su mano y a continuación le dijo a la supuesta psíquica que mediante la telequinésis hiciera levitar la hoja. Ella sólo dijo algo como “no lo voy a hacer sólo porque tú me lo pides”. Juan también escribía la sección “Lo cierto y lo falso de la parapsicología” en la revista Duda.


Regresemos al caso del contactado mexicano.

Cuando Héctor Chavarría era el director de Contactos Extraterrestres (finales de los setenta) llegó Díaz a vender sus fotografías de platillos voladores. Las fotografías que en ese entonces presentaba eran diferentes a las que presentó en los noventa, es decir, eran diferentes modelos de "platillos voladores".

En los noventa presentó su famoso modelo de ovni amarillo con manchas rojas. En los ochenta –según Chavarría- presentaba otro tipo de ovnis.


En un artículo aparecido en el número 3 de la revista Perspectivas Ufológicas, Héctor escribió un artículo titulado "La lámpara voladora" (ese mismo artículo apareció en el número 21 de la revista Contacto Ovni y puede leerse aquí). Héctor se refería a unas fotografías tomadas por un tal Sirenio García. El ovni del señor Sirenio resultó ser el reflejo de una lámpara sobre un vidrio. Héctor comparaba esas fotografías con las que presentó originalmente Díaz.

                     ¿Comenzó Díaz experimentando con reflejos de lámparas sobre ventanas?

El caso del señor Sirenio apareció en el número 57 de la revista Contactos Extraterrestres (marzo de 1979).


El texto lo escribió Chavarría.


Entre otras cosas, Chavarría anotaba: "En ocasiones conviene ser desconfiado para no recibir 'gato por liebre' o lámpara por OVNI'. Como en este caso, en que una serie de circunstancias casuales y una lámpara, proporcionaron el material para crear un bonito 'OVNI' que afortunadamente fue descubierto a tiempo."


En mayo de 2010, la revista Más Allá de la ciencia publicó dos fotografías que mostraban "una flotilla de ovnis que sobrevoló Madrid". No se trataba más que de una broma, los ovnis eran lámparas de una habitación reflejándose en la ventana. Los "expertos analistas" de dicha publicación se tragaron el engaño. La historia la cuenta Luis Alfonso Gámez aquí.


Mario Méndez Acosta, como presidente de SOMIE, organizaba conferencias mensuales en el Club de Periodistas (en el centro de la ciudad de México). La conferencia del 17 de septiembre de 1997 fue sobre Roswell. Participaron Luis Ruiz Noguez, Héctor Escobar y Héctor Chavarría. Aunque el tema era el supuesto platillo volador estrellado en Roswell, en algún momento hicieron comentarios sobre el supuesto contactado:

Chavarría afirmó: "Carlos Díaz llegó a proponer sus fotos para que se publicaran en la revista (Contactos Extraterrestres), pero la revista tenía –entre otras cosas- siempre la idea de tratar de hacer un análisis para ver si no era un truco , y él pedía una cantidad exorbitante de dinero por las fotos, me prestó por 24 horas las fotos, se analizaron y se vio que eran chafas... Los primeros ovnis que mostró Díaz eran casi con toda certeza reflejos en vidrio, tenían todo el aspecto de lo que es un reflejo de una luz del interior de una habitación sobre un vidrio."

Lámparas reflejadas en vidrio... Interesante. Por otro lado, en uno de los programas de Nino Canún, Chavarría le preguntó a Díaz "¿Por qué cuando llevaste tus fotos de ovnis a las oficinas de la revista Contactos Extraterrestres no mencionaste que eras contactado?" Díaz explicó que aún no lo habían contactado los extraterrestres, hasta entonces tan sólo había sido testigo de algunos avistamientos.

Luis Ruiz Noguez afirmó que posiblemente Díaz había creado sus “ovnis” con vidrio soplado. Tanto Luis como Escobar mencionaron que, mediante un modelo de vidrio soplado, Juan Chía había logrado fotografías similares a las de Carlos. “Entonces los esfuerzos de Chía, a fin de cuentas, sí dieron buenos resultados”, pensé.



En 1999, Juan Chía impartió el curso "Los poderes de la mente y la vida después de la muerte" en AREA, Centro de Creatividad y Desarrollo de la Conciencia. El 20 de enero asistí a la plática que dio para invitar al curso (el curso tenía un costo, pero la plática fue gratuita).


Como puede verse en el temario, Juan además de hablar sobre parapsicología, hablaría sobre el escepticismo, el ilusionismo y las pseudociencias.


Juan llevaba varias diapositivas, lo malo fue que sólo pudo pasar las primeras, pues el aparato se descompuso. A Juan le pregunté sobre sus fotos trucadas de “ovnis de plasma”. Algunas diapositivas que llevaba eran de esos trucajes, lástima que se descompuso el aparato para proyectarlas. 

Aunque no pudo proyectar su diapositiva de "ovni construído mediante bio-ingeniería-genética", sí me permitió observar el cuadrito con la imágen. "¿Cómo trucaste la foto?", le pregunté a Chía, sin decirle lo que habían comentado Luis Ruiz Noguez y Héctor Escobar en la conferencia mencionada más arriba. "Pásame una lana y te digo.", bromeó. Finalmente me dijo que usó una lámpara de vidrio soplado. 


Posteriormente, preguntando sobre este caso en la lista de la Fundación Anomalía, Luis Ruiz escribió:

Durante las agradables veladas que pasamos en la casa de Héctor Escobar, planeando, redactando, armando... Perspectivas Ufológicas, entre los muchos temas que abordamos estuvo el caso de Carlos Díaz. Hacíamos cábalas de cómo pudo haber falsificado sus fotos, pero todo eran tonterías. Fue Escobar el que tuvo la brillante idea de suponer que se trataba de una lámpara de vidrio soplado. La idea era simple, pero genial y explicaba varios puntos de las fotos y videos de Carlos: el reflejo sobre el cofre del automóvil, los balanceos, el encendido y apagado... Incluso creo que Héctor estuvo buscando en diversas casas de iluminación y de artesanías, pero no pudo encontrar un modelo parecido. Chía tomó la idea de Héctor y la puso en práctica.


Un día llegué a TV Azteca para entregar uno de los guiones para En Busca de lo Desconocido. Me recibió Chía en su oficina y me mostró, con aire teatral, una lámpara de vidrio soplado. Lo primero que le dije fue ¡La lámpara de Carlos! ¿Dónde la conseguiste?
Pero al revisarla con más detenimiento me di cuenta que se parecía a las fotos de Carlos Díaz, pero que no podía ser el modelo del cual se tomaron las fotos. No lo sé; la forma, los colores, los detalles... Se parecía pero no era la lámpara de Carlos.
Luego, Chía comenzó a sacar más lámparas. Había mandado hacer réplicas del modelo de Carlos y se quedó con la que más se parecía. La idea era hacer un programa de En Busca de lo Desconocido con el caso de Carlos Díaz.
Supongo que sacó fotos de la lámpara pero yo nunca las vi. Tampoco se hizo el programa sobre Carlos pues 'En Busca' salió del aire a las pocas semanas.



UN SONIDO SOSPECHOSO

El tal Noguez comentó también en ese mensaje:

Por esas fechas vino a México un ufólogo argentino (del cual se me escapa el nombre) y visitó las oficinas de Maussán, que en ese entonces estaban en la colonia Condesa (si no me equivoco). Éste ufólogo le comentó a Óscar que vio el video, sin editar, en donde aparece el ovni sobre la casa de Carlos, en tepoztlán. Debajo del ovni está el mismo Carlos, y a pedido de él, se enciende y se apaga (corríjanme, porque de esto hace mucho tiempo y no me acuerdo bien). La cuestión es que el ufólogo argentino vio el video sin editar y con el sonido original. Él dijo que cuando el ovni se encendía o se apagaba, se escuchaba un sonido parecido al que hace un interruptor para prender o apagar una lámpara. Esto comprobaría la hipótesis de Héctor de que se trataba de una lámpara.

Posteriormente Nestor Berlanda aclararía que él era el ufólogo argentino al que se refería Ruiz Noguez. Berlanda afirmó que efectivamente, en el video original se escuchaba un “clic” al momento en que se iluminaba el supuesto platillo volador. El mismo Berlanda dice que esto también lo notó alguien del equipo de Jaime Maussán.


ES POSIBLE QUE DÍAZ HAGA TRUCOS FOTOGRÁFICOS: JAIME MAUSSÁN

En una emisión de Tercer Milenio (no de Los Grandes Misterios del Tercer Milenio), Maussán afirmó que había material que le hacía pensar que Carlos Díaz hacía trucos. La afirmación del ufólogo me sorprendió, pues había presentado como algo maravilloso e inexplicable el caso de este “contactado”. Maussán dijo que en futuras emisiones hablaría al respecto, cosa que nunca pasó.

En una visita que hice a las oficinas de Maussán, me puse a platicar con Carlos Clemente. Él me dijo que habían analizado imágenes de Díaz y que el analista les había dicho que había evidencia de manipulación; las imágenes analizadas supuestamente habían sido tomadas de noche, y -según el analista- el fondo negro (el cielo) “no estaba parejo”, es decir, había dos tipos de negro, cosa que no sucedería en caso de que la foto mostrara realmente el cielo nocturno. Nunca he visto un análisis escrito del material, no sé si Maussán lo tenga, tampoco sé quién realizó ese análisis.

Pero Pepe Kuri, que es un experto en animación por computadora, durante un tiempo trató a Maussán, incluso fue con el ufólogo a Tepoztlán, platicó con el “contactado” y vio el video que presentaba Díaz. Al respecto me dijo: “No quiero ser soberbio, pero en un fin de semana y después de tomarme dos cervezas, te hago algo igual.”

En MUFON hicieron fotografías similares a las de Díaz utilizando una lámpara, pero nunca he visto ese material y no tengo más información al respecto.


NO QUIERO SABER MÁS DE LOS UFÓLOGOS: CARLOS DÍAZ

Los de SOMIE le pidieron a Díaz material que pudiera ser analizado pero éste no accedió. Maussán afirma que el contactado está en plan de diva, que no quiere platicar más con los ufólogos ni presentar más evidencias; Díaz dice que ya lo entrevistaron, que ya presentó fotografías, que ya dio su mensaje y que él está por encima de cualquier investigación o crítica.



¿EFECTOS ESPECIALES SORPRENDENTES?

En las Patillas de Asimov me dejaron el siguiente comentario:

Me gustaría saber como hacer un truco así como el de Carlos Díaz, sería muy interesante venderle su técnica a algunos estudios de Hollywood ya que no he visto algo semejante como un ovni de luz parcialmente oculto detras de un arbol. Si la lampara de vidrio soplado está por encima de un arbol de 4 metros de alto, realmente debe ser una lampara muy, pero muy grande. De todas maneras no he visto fotos o videos realizados de ese tipo por algun excéptico que quiera desmentir públicamente a Carlos Díaz. En fin muchas palabras y ninguna demostración real. Conozco alguien que no es Carlos Díaz, que también es una fotógrafa profesional y que trabajó un tiempo para National Geographic que tiene fotos como las de Carlos y nunca quizo revelar nada de esto para que no destruyeran tepoztlan, donde a pesar de todo los bienes y raices se inflaron después de que se divulgaron los ovnis.

¿Realmente son tan sorprendentes las imágenes de Carlos Díaz?

Como decía más arriba, José Fidel Kuri es un experto en animación por computadora, es (o era, no lo sé) director de Computer Graphics, una empresa dedicada precisamente a realizar animaciones por computadora para la publicidad de distintas empresas.

Kuri y Maussán se trataron durante algún tiempo. Transcribo parte de la entrevista que le hice a Kuri:

PK.- Siempre que viajo agarro ventanilla, viajo con mi cámara en la mano y 30.000 cosas, pero nada... He ido a Tepoztlán un montón de veces, una vez con Jaime Maussán, que nos invitó al Barrio de San José –creo que así se llama, donde se supone que iba a haber un avistamiento, no vimos nada... No se me ha hecho ver algo padre.

MF.- ¿Y cómo es que te contactó Maussán?

PK.- Como también soy aficionado al tema, llegué a comprar sus videocasetes, los vendían en los videocentros –creo que ya ni existen-, y estaban horribles, aburridísimos. El casete duraba dos horas: media hora se la pasaba entrevistando al cuate que lo vio, media hora al vecino, que te decía lo mismo; media hora al que vive enfrente, que te decía lo mismo; y el casete ya se acabó, nada más. En ese entonces estaba muy de moda Misterios sin resolver, que es un programa bien padre porque cada cosa que te platica la documentan, la recrean, la reconstruyen; entonces era bien entretenido, igual y ya no pasa ese programa pero era bueno. Un día se me ocurrió que yo haciendo animación por computadora, con las capacidades que tenemos podríamos mejorar un poco el aspecto de sus videocasetes, y la verdad es que yo lo busqué para ofrecerle mis servicios; fuimos cuates, nos hizo platicar con un contactado que vive en Tepoztlán, el que grabó ese OVNI amarillo con manchas rojas... Llegué a ofrecerle mis servicios para recrear avistamientos, estabilizar la imagen, le dije: oye, puedo hacer un montón de cosas, no sólo recrear tus OVNIs, una filmación de un OVNI yo te la estabilizo para que no esté brincoteando y quede en el centro de la pantalla, zoom digital de computadora para que no pierdas tantos detalles.

Pepe conoció a Carlos Díaz en casa de Maussán. Sobre la “nave” filmada por el “contactado”, Kuri asegura poder realizar algo similar: “no quiero ser soberbio pero en un fin de semana y después de tomarme dos cervezas te hago algo igual”.

Y aunque Kuri no intentó recrear el "espectacular video" de Díaz, sí recreó el video del platillo volador de las Torres gemelas (el de Barbara Sicuranza) con excelentes resultados.

Para terminar este apartado agregaré algunos datos sobre Carlos Díaz.

Díaz se dedicaba a la fotografía de forma profesional, según su propio testimonio desde pequeño se introdujo en ese mundo de mano de su tío Carlos López. De hecho, para cuando presentó sus fotos de "ovnis de células" era dueño de un negocio llamado "Servicios Técnicos Fotográficos", cito a Díaz: "en el que doy servicios a médicos, laboratorios médicos, ingenieros, arquitectos, diseñadores gráficos y diseñadores industriales."

Por otro lado, Díaz llevó sus fotos a la revista Contactos Extraterrestres en 1978, sus ovnis -ya lo aclaré- eran diferentes a los que todos conocemos, éstas fotografías las había tomado en Coyoacán, al sur de la Ciudad de México. Chavarría rechazó el caso. Vimos que según el mismo Díaz en ese momento sólo había sido testigo de algunos avistamientos, su contacto se supone que comenzó en 1981, cuando se dirigió al mirador del Cerro del Ajusco porque un cliente le había pedido la foto del amanecer en un bosque. En 1988 Díaz se acercó a Pedro Ferriz para narrarle su caso, nuevamente el supuesto contactado fue rechazado. En 1991 se acercó a las oficinas de Maussán y... ya sabemos lo que sucedió.

Entonces tenemos a un fotografo profesional que tuvo poco más de diez años (de 1978 a 1991) para trucar fotografías y perfeccionar su historia. Así sus bonitas imágenes no resultan tan impactantes, ¿o sí?


EL ABISMO Y EL PLATILLO DE LA SOLEDAD: EL PAPEL DE LA CIENCIA FICCIÓN

¿De dónde sacó la idea el "contactado" Carlos Díaz de mostrar (en los años noventa) platillos voladores luminosos de color amarillo con rojo o naranja (distintos a los que mostró originalmente en los setentas/ochentas?

El escritor Gabriel Benítez, en una entrevista que le realicé sobre su libro Cinema OVNI, el cine del fenómeno ovni (ver aquí), me dijo lo siguiente:

Cuando apareció la película THE ABYSS (1989) de James Cameron, sobre “extraterrestres” de las profundidades y aparecieron las naves de los extraños parecidas a gelatinas, Jaime Maussan sacó al poco tiempo una nave “protoplasmatica” (¿cómo sabe que es “protoplasmatica”? No tengo idea) que se parecía montón a la del filme.

Recordemos que Chía pensó en usar gelatinas para superar el reto que le lanzó Maussán.



Por su parte, Héctor Escobar, quien también participaba en la revista Contactos Extraterrestres y era parte de SOMIE, piensa que es posible que Carlos sacara de un programa de TV la idea de crear ovnis amarillos con naranja. En la conferencia sobre Roswell que mencioné líneas atrás comentó: "Héctor Chavarría una vez nos platicaba de unas fotos que llevó Carlos Díaz a finales de los setenta a Editorial Posada, eran muy diferentes a los ovnis que muestra hoy. Recordemos que Carlos Díaz es un fotógrafo experto, él es fotógrafo especializado en microfotografía. La primera foto de ovnis anaranjados que yo conozco la presentó en un programa de Maussán, estamos hablando de principios de los noventa, 92 ó 93, un ovni idéntico, igualito, sale en un programa de Dimensión Desconocida de la serie nueva, la que se hizo en 86, que en México se pasó por vez primera en agosto de 1986, y el programa se llama El platillo de la soledad, sale un ovni idéntico a los de Carlos Díaz."


En sus propias palabras en el siguiente audio. Al inicio del audio comenté que era original decir que los platillos voladores fotografiados por Carlos Díaz estaban hechos de células (hago la aclaración porque mis palabras no se escuchan claramente).



¿Fue El platillo de la soledad la fuente de inspiración de Díaz? Las siguientes imágenes son -precisamente- del capítulo A Saucer of Loneliness de The Twilight Zone.  El capítulo está basado en una historia de Theodore Sturgeon.





Para más datos recomiendo el artículo Maussán y los "Zeroides" de Héctor Escobar.

Actualización (1 de julio de 2015).

El reportaje sobre el caso de Carlos Díaz, de la serie En busca de lo desconocido, sí salió al aire. Chía explicó cómo su equipo logró, con una lámpara de vidrio soplado, crear imágenes similares a las del "contactado".

Hay varios puntos importantes a considerar. Díaz decía ser amigo de los extraterrestres y, sin embargo, como mencionó Chía, nunca se presentó para análisis un fragmento o muestra del material de las naves. Por otro lado, las imágenes de Díaz siempre tenían un fondo oscuro (supuestamente el cielo nocturno). Chía y su equipo no usaron programas de cómputo (no sé qué programa podría haberse usado en ese entonces para trucar fotos y videos), sólo doble exposición; y no hay que olvidar que Díaz era fotógrafo experto, y no fotógrafo de bodas, bautizos y quince años, era dueño de un negocio llamado "Servicios Técnicos Fotográficos", en palabras del mismo Díaz: "en el que doy servicios a médicos, laboratorios médicos, ingenieros, arquitectos, diseñadores gráficos y diseñadores industriales."